Universidad Centroamericana José Simeón Cañas


Lucrativo e irregular negocio

01/11/2017
Vota
  • 4.4 estrellas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
9 Votos
4

Uno de los pocos beneficiados de la situación de inseguridad y violencia es el sector de las agencias de seguridad privada. Este ha crecido exponencialmente sin mayor control, tanto en número de vigilantes privados como de compañías, gracias a la demanda de empresas privadas e instituciones no gubernamentales de distinto tipo. Hoy, la vigilancia privada es un enorme negocio en el que participan más de 450 empresas, que juntas suman alrededor de treinta mil guardias. Todo un ejército que supera al número de miembros de la Policía Nacional Civil.

La falta de supervisión a estas empresas y a las actividades que realizan se debe en gran medida a una ley creada en el año 2001, que tiene importantes vacíos y no responde a la realidad actual. Pero también al desinterés de las autoridades. Un estudio sobre la vigilancia privada concluye que, no obstante la situación actual de inseguridad, el Estado no supervisa esta industria “ni le asigna verdadera importancia en la agenda política”. La División de Servicios Privados de Seguridad de la PNC es la encargada de realizar las inspecciones y extender las autorizaciones del caso, pero tiene poco personal y carece de los elementos jurídicos necesarios para ejercer sus tareas adecuadamente. Por ejemplo, no pueden sancionar con efectividad las faltas que detecta en las agencias de seguridad. A este desorden contribuye la Academia Nacional de Seguridad Pública, que debiendo ofrecer cursos a los vigilantes privados para acreditarlos como tales no lo hace con la frecuencia ni con la profundidad requeridas.

Actualmente, 85 agencias de seguridad privada están operando en la ilegalidad. Las agencias pueden extraviar armas sin dar parte a las autoridades, ocultar información a la Policía y a la Fiscalía sobre hechos delictivos cometidos por sus agentes, permitir que sus empleados traten mal a los ciudadanos, sin que pase nada. La razón es simple: por los vacíos de la ley, no hay modo de castigarlas. Los recursos legales presentados por las empresas ante las sanciones impuestas por la PNC han invalidado lo poco que decía la ley al respecto, volviendo totalmente inoperante el control policial sobre ellas. Además, violan con mucha facilidad las leyes laborales y han sido frecuentemente demandadas ante el Ministerio de Trabajo por ello.

Los horarios extendidos, normalmente de 24 horas seguidas, más de lo que permite la ley; la falta de reconocimiento del plus de nocturnidad y de las horas extras; el pago de salarios mínimos para tareas que implican un alto nivel de riesgo; la no entrega de las cotizaciones a las AFP son algunas de las violaciones al Código de Trabajo en las que incurren estas empresas. Y en no pocas ocasiones resuelven despidiendo a los vigilantes que presentan las denuncias o apelando las sanciones ante instancias superiores. Mientras todo esto sucede, muchas de ellas, especialmente las más grandes, obtienen elevados ingresos gracias a sus contratos con instancias del Estado y negocios particulares.

Las empresas de seguridad privada basan sus ganancias en lo mucho que cobran por cada vigilante y lo poco que le pagan a cada uno de ellos. De ese modo, gracias a un modelo de explotación y regateo de lo que la ley manda, han hecho de la seguridad un lucrativo negocio. Toca, pues, cambiar la legislación para que se dé el debido control y seguimiento al sector, para impedir que siga al margen de la ley e incumpliendo con sus obligaciones laborales, para evitar que sea un factor más de inestabilidad y abusos en nuestro país.


  •   Compartir


© Todos los derechos reservados.


Comentarios

Rafael Castro.
04/11/2017 03:41:42 PM



1

No han sido pocas las ocasiones en las que debido a los nulos controles y la falta de educación de algunos elementos de la seguridad privada se han visto envueltos en situaciones de maltrato hacia los clientes que visitan algunos centros comerciales. Esto a pesar de que los propietarios han instruído a su personal de que "el cliente es primero". Quien no recuerda, no porque lo leyó en el periódico que informa "noticias de verdad"; que en un supermercado de Mejicanos, cuyo propietario es el ungido como candidato del principal partido opositor, fue capturada por la seguridad del mencionado supermercado una señora cuando había sustraído una bolsa de leche, y encerrada en un cuarto. El asunto es que nadie sabe por qué, ya que no se hizo ninguna investigación, la mujer murió electrocutada dentro del espacio en el que fue encerrada. En otro caso un cliente fecibió una "pechada" dentro del negocio, por parte de un agente privado. También fue asesinado un cliente en una gasolinera.



Juan Gilberto Ramrez H.
02/11/2017 01:30:54 PM



2

0
Promediando las 450 empresas tienen 65 vigilantes o guardias acercándose a los 30.000 número más alto que la población de la PNC. ¿Cuánto cobran las empresas de seguridad a sus cientes por cada vigilante contratado?Sería interesante que el editorialista lo dijera para que el lector tenga mejor conocimiento del problema y tenga base para sus críticas, caso contrario se queda en la luna. Lo que sabe el pueblo es que un vigilante por estar parado, caminar y mirar para todos lados no gana ni el salario mínimo. Bueno, dicen ellos, algo es algo por hacer tan poco.Los treinta mil agentes deberían organizarse en un sindicato patrocinado y organizado por una institución no tendenciosa que vele por los derechos de los trabajadores.



Rafael Dubon
01/11/2017 06:02:17 PM



4

0
Pero eso se acabar cuando desaparezcan ARENAfmln. Los areneros se lucran de estás actividad y el FRENTE no hace nada para evitarlo. Se va acabar se forma de robar.



Ocupado77
01/11/2017 11:21:39 AM



10

0
Excelente editorial. Este es solamente un "botón" de muestra de la manera de pensar y obrar de un gran número de empresarios en diferentes rubros.Son parte importante de la "empresa privada productora de riqueza"... riqueza para ellos mismos tal vez!! Los de ARENA, PCN y compañía no quieren aprobar la ley de agua sin que se tome en cuenta a esos "generadores de riqueza". Pero si se ha comprobado hasta la saciedad que la pobreza no ha sido disminuida en porcentaje considerable ni siquiera en los tiempos de bonanza del país, y que la "teoría del rebalse" jamás funcionó. De las enormes ganancias de los millonarios salvadoreños ni una gota cayó fuera de sus copas de oro para las mayorías empobrecidas. Y ahora lo peor es que quienes una vez tuvieron los nobles ideales de luchar contra esas injusticias (FMLN) han resultado grandes traidores, únicamente fieles a sus mismos intereses egoístas. ¿Cuándo despertará mi pobre pueblo?¿Cuándo creerá el pobre en el pobre?




Deje su comentario

No se publicarán comentarios insultantes, que no aborden directamente el tema del texto o escritos solo en mayúsculas.


Nombre:

Comentario:

Caracteres disponibles:1000

¿Cuánto es (2 + 4) ?: