La ciudadanía anhela una nueva clase política

Loyda Salazar
30/05/2018

“Los partidos no entienden que la población está cansada del modo en que hacen las cosas; se anhela una nueva clase política”, dijo el P. Andreu Oliva, rector, durante su análisis de los resultados de la encuesta “Los salvadoreños evalúan el cuarto año del Gobierno de Salvador Sánchez Cerén y opinan sobre el pasado proceso electoral”, realizada por el Instituto Universitario de Opinión Pública (Iudop) entre abril y mayo de 2018, con una muestra nacional de 1,263 personas adultas.

El sondeo, presentado en conferencia de prensa el 22 de mayo, indica que los salvadoreños califican con un promedio de 4.6 (en una escala de 0 a 10) el cuarto año de gestión del gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén. Si bien la calificación muestra una leve mejora respecto a la última evaluación (4.4), el Ejecutivo continúa enfrentando elevados niveles de desaprobación popular. Por ejemplo, el 80% de los encuestados dijo sentirse poco o nada beneficiado por la actual administración gubernamental.

Al preguntar sobre cambios positivos identificados desde la llegada de Sánchez Cerén al Ejecutivo, solo una tercera parte (28.9%) reconoce que los hay, frente a una amplia mayoría (71.1%) que no logra identificar transformaciones positivas. Al consultar sobre el principal logro gubernamental en este cuarto año de trabajo, el único aspecto que cobró relevancia fueron los paquetes y otras ayudas escolares. Otros logros, como las ayudas a familias pobres, el apoyo a la agricultura y la mejora en infraestructura de calles y carreteras, fueron señalados solo en pequeñas proporciones.

En la línea contraria, la población mencionó diversos fallos gubernamentales. Los problemas relacionados con la delincuencia siguen siendo considerados el mayor desacierto del Gobierno (32.7%), seguidos por las dificultades relacionadas a la economía (27.3%). Y destaca un tercer grupo (19.4%) que señaló el poco liderazgo del Presidente, la incapacidad de los funcionarios y la corrupción en el Gobierno.

En cuanto a este último punto, 60.6% de los encuestados considera que la corrupción con el actual Gobierno ha aumentado, 19.3% opina que sigue igual y 14.6% considera que ha disminuido. Al preguntar si el Gobierno está haciendo esfuerzos concretos para combatir la corrupción, el 63.3% opinó que no.

 

Por otra parte, los resultados de la encuesta muestran cambios en las preferencias electorales de los salvadoreños de cara a las elecciones presidenciales de 2019. Al consultar sobre quién es el mejor candidato para la Presidencia de la República, 51.1% de los encuestados dijo que Nayib Bukele; 20.2% mencionó a Carlos Calleja; 9.8%, a Javier Simán; 3.9%, a Hugo Martínez; y 2.9%, a Gerson Martínez.

Sin embargo, la intención de voto entre Bukele y Calleja se reduce al consultar sobre la intención de voto por partido: un 38.5% indicó que votaría por Nuevas Ideas, mientras que un 30% dijo que lo haría por Arena.

 

“El principal reto de Nayib Bukele es demostrar que es una alternativa real a los partidos mayoritarios. Debe ir más allá de las estrategias mediáticas que le han dado resultado y demostrar que tiene un proyecto de país diferente”, concluyó Omar Serrano, vicerrector de Proyección Social, al comentar los datos de la segunda parte del sondeo de opinión.