Universidad Centroamericana José Simeón Cañas


Política popular de venganza y muerte

Rodolfo Cardenal, director del Centro Monseñor Romero
31/08/2017
Vota
  • 4.6 estrellas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
14 Votos
2

Alegar desconocimiento de lo que sucede en las entrañas de la Policía y prometer una investigación puede sacar del aprieto, en un primer momento. Ese es el camino tomado por las autoridades ante la exposición de las interioridades de la PNC por una investigación periodística, que denuncia la existencia de una estructura criminal en su interior. Sin embargo, los escuadrones de limpieza social están en consonancia con la política de seguridad gubernamental. Si la dirección policial no ha aprobado explícitamente la existencia de esa estructura criminal, al menos la ha consentido. Argumentar desconocimiento no libra de responsabilidad. Según la sentencia sobre la inconstitucionalidad de la amnistía, los mandos son responsables de las acciones de sus subordinados y es obligación suya conocer dichas acciones para impedir la ruptura de la legalidad. Así, pues, los funcionarios encargados de la seguridad ciudadana son responsables de los hechos denunciados por la prensa digital.

Una vez puesto en evidencia, el Director de la Policía ha actuado con premura. Ha detenido a los agentes mencionados en el reportaje periodístico y ha prometido una investigación. Es lo menos que podía hacer, pero no es suficiente, porque la prensa delata una estructura criminal con cobertura nacional, que tortura, ejecuta sumariamente, simula enfrentamientos, secuestra y extorsiona, abusa sexualmente de menores de edad, humilla y escarnece a sus víctimas, y todo ello lo cuelga en varios sitios web, donde se jacta, junto con sus muchos seguidores, de sus crímenes. Prueba adicional de su existencia y de la impunidad de la cual goza son las amenazas a los periodistas responsables de la investigación.

La perversión policial va más allá de los cuatro agentes detenidos en vías de investigación. A diferencia de las pruebas basadas en decires, a las cuales nos tiene acostumbrados la Fiscalía, los periodistas demuestran con datos, fácilmente verificables si hay voluntad política de acabar con la corrupción, el modo de operar de esa estructura. Por tanto, si de averiguar se trata, la investigación policial y fiscal debe ir más allá de lo descubierto por los periodistas. Estos les han mostrado el camino. Sorprendentemente, la Fiscalía conocía esos datos, pero descartó al testigo y se olvidó del asunto. Al parecer, prefiere el testimonio oral de testigos dudosos o, en realidad, esta investigación no le interesa. Así como tampoco se ha interesado en los otros responsables de los diez millones de Taiwán. En cualquier caso, si la investigación prometida por la dirección policial no arroja datos pronto, no será más que ganar tiempo para olvidar, un ardid común de la cultura política tradicional.

Sorprende el silencio de funcionarios y políticos; en particular, de una comisión gubernamental encargada de supervisar la aplicación de las medidas extraordinarias, porque los controles internos de la Policía fueron desactivados hace tiempo. En cualquier caso, los más ardientes defensores de esas medidas están ahora obligados, moral y legalmente, a dirigir su ardor contra la dirección de esa estructura criminal. Hace falta mucho más que “tocar madera” para evitar que esas fuerzas oscuras atenten contra la integridad física de los periodistas. La situación es muy grave.

Los responsables de la seguridad ciudadana albergan en su seno una estructura tan criminal como los pandilleros que persigue con saña. Si los directores de esta estructura pensaron impulsar la lucha contra las pandillas, se han equivocado, porque han despojado a la institución policial y a las instancias responsables de la seguridad ciudadana de su credibilidad. Los informes sobre pandilleros caídos en combate con policías ya no son creíbles. La población de colonias y pasajes ya no puede confiar en unos agentes asociados a la mentira y al crimen institucional. La Policía Comunitaria y las medidas preventivas son inalcanzables. Los repetidos llamados gubernamentales a la unidad para combatir el delito caen en saco roto.

Es penoso que el Gobierno del FMLN haya recurrido al escuadrón de la muerte para perseguir pandilleros, así como antes los militares lo usaron para exterminar guerrilleros. Es muy discutible que pueda someter a las pandillas con escuadrones de la muerte. Y aunque lo consiguiera, dejará organizada y armada una estructura criminal clandestina que, al acabarse las pandillas —si tal cosa fuese posible—, se dedicará a otra clase de crímenes, porque no conoce otro medio de vida. En esto también es muy similar a la pandilla. No obstante, esa estructura satisface una necesidad de venganza muy sentida por un amplio sector social. Los miles de seguidores de los sitios web patrocinados por esa estructura forman parte de este sector. En este sentido, la tolerancia gubernamental es popular. Pero sobre el odio y la venganza no se puede construir una sociedad.

Qué valores cívicos, morales, culturales y patrióticos promoverá el Gobierno del FMLN con motivo de las celebraciones de la independencia de 1821. Sería interesante que los promotores de las festividades hicieran un esfuerzo por describirlos y por demostrar cómo esos valores cobran actualidad hoy en día. En este punto, el pasado no es relevante. ¿Cómo puede el Gobierno proclamar que El Salvador avanza “en convivencia y desarrollo” cuando sus políticas represivas siembran rencores y muerte?


  •   Compartir


© Todos los derechos reservados.


Comentarios

Gabriel
04/09/2017 06:57:23 PM



1

En el pasado, los guerrilleros se fueron a la montaña y pelearon por otra causa" justa" ante los detalles politicos realizados por lo gobiernos militares, estos usaron Escuadrones de la MUERTE para callar y aplacar ,lucha de clases( para pertenecer la clase pudiente, ahora son pudientes) ... ahora las pandillas matan comerciantes, motoristas, quemaron microbus,paleteros, desmenbraron trabajadores de compañia electrica, matan cipotas por no meterse con ellos, violan, amenazan, desaparecen personas...¿tienen algun derecho de hacer eso? ¿justifican sus acciones? que no se le dieron condiciones de trabajo,mejora social, etc etc, el mismo cuento de siempre. El pueblo se cansa, asi como se canso en aquellos años, de tanta matanza, estamos en crisis,en guerra otra vez, de otro tipo. Que propone, para ya, para que paren de matar civiles, gente trabajadora, empleados motoristas,etc. que propone, que propone, cual es la magica receta. la gente a sufrido y tiene miedo estimado x eso 1/2...



Marvin Heredia
01/09/2017 11:51:14 AM



6

0
El no aprender de los errores pasados, hace volver a los mismos errores: -la imposicion y comodidad de los privilegiados por el gobierno, -el desinteres de los acomodados socialmente por los mas vulnerables de esta sociedad, -el hacerse del ojo pacho por parte de los altos rangos rectores de la justicia, -Y lo mas critico, la falta de valores, como el respeto a los derechos de los demas, socialmente damos honores al mas abusivo(mal llamado el mas buso), al que pasa sobre los otros para alcanzar su objetivo y los demas en silencio, mientras el vulnerable traga polvo. En esto no hay nada de inteligente señores y señoras, y es lo que le estamos enseñando a nuestros jovenes, Hasta cuando aprenderemos.




Deje su comentario

No se publicarán comentarios insultantes, que no aborden directamente el tema del texto o escritos solo en mayúsculas.


Nombre:

Comentario:

Caracteres disponibles:1000

¿Cuánto es (8 + 4) ?: