Universidad Centroamericana José Simeón Cañas


El desorden de la plutocracia

José María Tojeira, director del Idhuca
09/11/2017
Vota
9 Votos

La violencia continúa matando. La pobreza, la desigualdad, la falta de trabajo con salario decente y las endebles redes de protección social mantienen a una alta proporción de nuestra población en la desesperanza. Frente a ello, un sector político de El Salvador parece inclinarse a promover el Gobierno de los ricos. Desde muy temprano, el partido Arena, olvidándose de las elecciones legislativas, comenzó la carrera presidencial, despreciando el espíritu de la legislación salvadoreña vigente que pone un término relativamente corto para ese tipo de campañas. Y entre sus precandidatos predominan miembros de familias millonarias. Al menos eso parece al hojear las constantes noticias de los dos periódicos supuestamente más importantes, y dedicados, según ellos, a dar noticias de verdad. ¿Pueden salvar los ricos a este país nuestro de sus dolores y problemas? La respuesta puede ser múltiple, y ya sabemos que entre los propios ricos domina la idea de que ellos son casi los únicos que hacen algo por El Salvador. Pero la realidad, si la miramos con ojos abiertos no a las “noticias de verdad”, sino a la vida de las grandes mayorías, no parece darles la razón.

Efectivamente, desde la irrupción de la oligarquía cafetalera hace ya casi siglo y medio, el dominio de los ricos aumentó la desigualdad, al mismo tiempo que la marginación y la pobreza de muchos. Cuando aceptaron reformas fue para refundar una sociedad dividida en gente con más derechos y personas con menos derechos. Por supuesto, dejando con menos derechos a las mayorías. Y así establecieron un sistema de salud para sectores medios y otro, bastante más deficiente, para sectores populares. Una educación pública con severas deficiencias y una privada más abierta a la calidad, la disciplina y la exigencia académica. Pensiones para el 20% de la población, y rebusca de remesas, o morirse de olvido, para el resto. Un sistema de justicia sensible al dinero y al poder, pero incapaz de enfrentar la plaga de impunidad que afecta a la muerte de tantos pobres. Un sistema político que es fuente de enriquecimiento personal para muchos de sus protagonistas mientras regatea la inversión social en temas básicos de desarrollo. Un régimen fiscal en el que los pobres y las clases medias aportan comparativamente más que los ricos y sus empresas juntos.

Los Gobiernos de los ricos han sido los que han dominado mayoritariamente la historia política de El Salvador y los resultados los tenemos a la vista. ¿Podrán los nuevos candidatos millonarios librarnos de esa historia de injusticia social? Por supuesto, todo es posible. Pero si de verdad no quieren prolongar el calvario salvadoreño, en vez de darnos promesas y discursos, en vez de presentarse como salvadores individuales, deberían comenzar a buscar acuerdos interpartidarios para enfrentar los graves problemas que sufrimos. Si vemos la historia de El Salvador, tenemos que decir que los ricos, solos, no pueden cambiar las graves deficiencias nacionales, muchas de las cuales fueron creadas por ellos. Y si vemos el presente, también hay que decir que la zquierda tampoco encuentra soluciones estructurales a nuestro sufriente país. Si eso es así, solo acuerdos de desarrollo social serios e interpartidarios pueden sacarnos de este estancamiento injusto.

Para creer en los ricos es necesario, en primer lugar, que estén dispuestos a dialogar con los demás sectores, especialmente con quienes tienen mayor representación respecto a los derechos de los más pobres. Pero no basta solamente con eso. En muchos aspectos, tienen que cambiar de cultura. No pueden darse el lujo de explicarnos como normal que grandes sumas de dinero vayan a parar a paraísos fiscales. Un sistema bancario que está sistemáticamente catalogado como nido de corruptos, narcos y bandoleros no puede ser un destino decente para el dinero, como con tanta simpleza piensan algunos amigos de la plutocracia. Si se trata de Alba Petróleos y sus cuentas en paraísos fiscales, la noticia es crítica y sangrona, y está bien que así sea. Pero el trato es mucho más cordial, o simplemente se guarda silencio, cuando se trata de fondos de Fusades, de donaciones de Taiwán o de empresas offshore de los dueños de los periódicos de las noticias de verdad.

Para que creamos en los ricos y en sus posibles aportes al desarrollo, deben dejar de presumir de sus donaciones a los pobres y comenzar a pensar en estructuras sociales participativas, igualitarias y universales. Deben asegurarnos que se recogerá más dinero del impuesto de la renta personal y empresarial que del IVA. Necesitan decir públicamente que este país debe tener desarrollado y aplicado cuanto antes un impuesto predial y al patrimonio. No pueden obviar ni omitir acuerdos que lleven educación de calidad a todos los salvadoreños, al menos hasta el bachillerato. Y precisan también comenzar a pensar y comprometerse con el diseño de un sistema único de salud, abierto a todos, con una calidad incluso superior a la del Seguro Social.

Esto que les decimos a los ricos no es un programa de izquierdas, porque ni siquiera la izquierda lo ha tratado de llevar a cabo hasta el momento. Es simplemente un programa indispensable de justicia y decencia que se merecen todos los salvadoreños, gobiernen los ricos, las derechas o las izquierdas. Hasta ahora, la herencia de las plutocracias que nos han gobernado durante tantos años no ha sido más que desorden, desigualdad y violencia. La izquierda no ha logrado poner orden en el desorden heredado. Un acuerdo interpartidario, serio y orientado a resolver los problemas reales de El Salvador es mucho más urgente que andar soñando con las soluciones nebulosas de una nueva plutocracia.


  •   Compartir


© Todos los derechos reservados.



Deje su comentario

No se publicarán comentarios insultantes, que no aborden directamente el tema del texto o escritos solo en mayúsculas.


Nombre:

Comentario:

Caracteres disponibles:1000

¿Cuánto es (5 + 2) ?: