Universidad Centroamericana José Simeón Cañas


La solución de las crisis es social

Rodolfo Cardenal, director del Centro Monseñor Romero
15/02/2017
Vota
  • 3.4 estrellas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
11 Votos
3

El Estado se enfrenta con una severa crisis financiera y con una devastadora violencia social, que deshumaniza y embrutece tanto a los pandilleros como a sus perseguidores. Las dos crisis están relacionadas, pero los funcionarios y los políticos todavía no han caído en la cuenta de ello. Agobiados por la falta de liquidez y la deuda, prestan atención a la primera, mientras que la crisis social la dan por superada. Además, la crisis financiera tiene un atractivo particular, porque alimenta las recriminaciones mutuas de los partidos grandes.

Los funcionarios del FMLN no dan con una salida viable y sostenible para sanear la hacienda pública, porque a toda costa evitan aumentar los impuestos a los ricos. Tampoco se atreven a perseguir la evasión y la elusión fiscal de los capitales grandes y medianos. Así, al final, acabarán por aumentar el impuesto al valor agregado, precisamente lo que esos capitales desean. De esa manera, el volumen de su acumulación no disminuirá, pero aumentará el gasto de la mayoría de la población de ingresos bajos.

Arena utiliza la crisis financiera para paralizar al Gobierno del FMLN. Parece bastante claro que apuesta por la quiebra financiera del país. Quizás incluso por la caída de la administración de Sánchez Cerén. Esa posibilidad es muy atractiva, pero es irracional, porque los Gobiernos de Arena son los primeros responsables de la maltrecha situación de las finanzas públicas y porque si el partido consigue su propósito, también tendrá que lidiar con la misma crisis, pero agravada. Al parecer, ese no es problema para un partido que no tiene reparos en elevar el impuesto al valor agregado ni en recortar el gasto social, ya que su prioridad consiste en garantizar el ritmo de acumulación de unos cuantos, que ya atesoran mucho, incluso mucho más de lo que pueden gastar. El bienestar del pueblo es un pretexto que, por ahora, se vende bien.

La violencia social no representa dificultad para el Gobierno y la oposición, porque su opción es el exterminio de los pandilleros y de su entorno, daños colaterales inevitables. Por eso, han prolongado las medidas represivas. Los melindres de Arena no obedecen a ninguna alternativa. Su opción también es el exterminio. Esa ha sido su respuesta a los problemas sociales desde su fundación. Por lo menos, todavía no se ha retractado públicamente de su antigua práctica. Objeta para entorpecer la acción gubernamental, pero no porque le duela el sufrimiento o la miseria de las comunidades.

Arena también es responsable del surgimiento y desarrollo de la violencia social. Obnubilada con el modelo neoliberal, siguió la receta al pie de la letra, sin considerar el impacto que causaba en la mayoría de las familias. Excluidos del deslumbrante y lucrativo éxito empresarial, muchos emigraron o se unieron a las pandillas para encontrar en el exterior o en el crimen aquello que se les negaba. A pesar de que Arena nunca se ha ocupado seriamente de la situación de la gente, cuenta con un caudal electoral consistente, porque es considerado más fiable que el FMLN.

Las dos crisis son, en el fondo, un problema social. La obstinada resistencia a contribuir proporcionalmente a las ganancias y la imperturbabilidad con la que persiste en la evasión y la elusión fiscal son muestras indiscutibles del egoísmo y de la corrupción del sector más poderoso del país. El odio de clase y el señalamiento de desenfreno que tanto lo espanta perderían su fundamento si ese grupo contribuyera más y se empeñara en reducir la desigualdad. Entonces, y solo entonces, tendría credibilidad para reclamar la reducción del gasto gubernamental superfluo y para pedir cuentas. La llamada responsabilidad social empresarial no es suficiente, porque no es proporcional, ni de lejos, a las ganancias corporativas e individuales. Sería más honesto prescindir de ella y tributar lo que corresponde.

La desigualdad social empuja a muchos excluidos de los círculos del consumo a la organización criminal. Otros se incorporan a ella para experimentar novedades, una especie de alternativa excitante, que la sociedad niega a una parte significativa de la juventud. Por otro lado, la violencia, con su elevada tasa de homicidios, y la represión indiscriminada alejan la inversión y reducen el crecimiento económico, lo cual redunda en menos producción, menos consumo, menos tributación y menos disponibilidad para el gasto social. Y así, el círculo se cierra sin solución de continuidad.

Se equivocan quienes piensan que con conseguir liquidez y aumentar la deuda superarán la crisis financiera. También se equivocan los que piensan que las recomendaciones de los organismos financieros internacionales son la respuesta. En el mejor de los casos, solo ajustarán el modelo económico neoliberal, para que el 1% de la sociedad mantenga intacta su tasa de acumulación, mientras que los demás observan impotentes cómo se sumergen cada vez más en la pobreza. De ahí que la organización criminal seguirá siendo una opción para una proporción significativa de la población.


  •   Compartir


© Todos los derechos reservados.


Comentarios

Rafael Guerrero
21/02/2017 03:20:51 PM




En este país de desaciertos políticos, económicos y sociales, hacer el papel del beduíno es una carga tan pesada que a muy pocos les interesa tomar. Tratar de ser luz y sal para un pueblo más que golpeado, resulta agotador, pues nunca faltan aquellos que creen que alumbrar en la oscuridad es meterse en política y eso desacredita a cualquiera. Monseñor Romero y los Padres Jesuítas fueron beduínos mal interpretados y por lo tanto martirizados. Habrá alguien en estos duros y difíciles momentos de nuestra patria que quiera ser el Beduíno del Siglo XXI ?. Personalmente lo dudo.



Ocupado77
21/02/2017 09:36:19 AM




A veces es bueno "hablarles duro" a los burros de los políticos y al poder hegemónico (y no me refiero a los animalitos peludos, sino a los políticos y poderosos mismos, porque son tercos y necios; a parte de ser egoístas, mediocres, hipócritas y corruptos). Hasta en hablarles con dureza se les demuestra amor cristiano. La UCA ha intentado, hasta la saciedad, hacerles ver, civilizada y universitariamente, que cambien, que den sus anillos antes que el hambriento les arranque los dedos. Pero se enfrascan en proteger a sus mecenas, los diabólicos poderosos; se concentran en socavar al adversario y hundirse entre sí. Nunca han pensado en los pobres, nunca han pensado en el pueblo, solo en mantenerse en el poder para seguir robando lo poco que tenemos. O bien, les interesa hundir al adversario para recuperar el poder perdido. Pero bien dicen las escrituras, que Dios hecha a perder los planes de los malvados. Un día El Salvador verá la luz de paz y justicia ansiada.



Marvin Heredim
17/02/2017 06:47:12 PM



3

3
Estos comentarios, a mi parecer muy personal, los percibo como ataques politicos,(de los que ya estamos hasta el tope), sinceramente, tenia la esperanza que serian mas productivo y alentador para la sociedad en general, pero para nada lo veo asi.




Deje su comentario

No se publicarán comentarios insultantes, que no aborden directamente el tema del texto o escritos solo en mayúsculas.


Nombre:

Comentario:

Caracteres disponibles:1000

¿Cuánto es (5 + 7) ?: