Universidad Centroamericana José Simeón Cañas


Oportunidad perdida

09/08/2018
Vota
  • 4.6 estrellas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
24 Votos
2

Una a una, las piezas han ido cayendo y encajando con calculada precisión, como si una mano todopoderosa dirigiera cada movimiento. Primero, fueron procesos judiciales, con más o menos fundamento, contra el líder y candidato presidencial de Nuevas Ideas. Después retrasaron la inscripción del partido y así impidieron la elección formal de su candidato. Cuando este se inscribió y se postuló como candidato de Convergencia Democrática, suprimieron ese partido. Finalmente, el candidato de Nuevas Ideas recaló en GANA. Aunque puede ser simple coincidencia, es demasiada como para no pensar en que alguno de los dos partidos grandes, amenazados por la popularidad de su candidatura, no esté detrás de esa carrera de obstáculos.

Independientemente de la fuerza que ha movido las fichas, sorprende la tenacidad con la cual han intentado impedir esa candidatura presidencial. Recuerda los tiempos cuando el todopoderoso PCN impidió el triunfo electoral del popular PDC. Ahora, estos dos partidos son aliados de Arena. El fenómeno es tan sorprendente que algunas voces identificadas con la estructura política establecida han pedido permitir la participación del candidato de Nuevas Ideas para derrotarlo en las urnas de una vez por todas. Pero pesa más el miedo y la ambición de aquellos que ya habían acariciado la presidencia del poder ejecutivo. Por tanto, las críticas dirigidas contra el candidato de Nuevas Ideas —ahora también de GANA— por su avidez de poder son igualmente válidas para aquellos que se empeñan en no dejarlo competir.

La institucionalidad jurídica se contradice al suprimir a Cambio Democrático por no haber alcanzado los mínimos requeridos en la elección de 2015. En ese entonces, no lo suspendieron, en contra de lo establecido por la ley electoral, para no fomentar el bipartidismo. Ahora, al suprimirlo, esos mismos funcionarios fortalecen el mentado bipartidismo. Los grandes beneficiados con la liquidación de Cambio Democrático son Arena y el FMLN. Más aún, este último ya está hablando de una coalición con GANA en la segunda vuelta. Además, está la cuestión constitucional de la validez retroactiva de esa disposición de la autoridad electoral.

La institucionalidad ha actuado de una manera tan insólita que hasta el Ministro de Defensa ha terciado en la polémica y se ha enzarzado en una disputa pública con el Fiscal General. No es la primera vez que el Ministro incursiona indebidamente en los asuntos políticos. En esta ocasión, advirtió contra la parcialidad de las decisiones institucionales, sobre todo en un contexto tan polarizado como el actual, porque son causa de descontento social, que puede degenerar en violencia. Si bien la razón está del lado del Ministro, no le está permitido intervenir en la política nacional y, mucho menos, vigilarla con la supuesta finalidad de resguardar la democracia y de conservar el orden social. Interferencias como esta desautorizan a quienes todavía sostienen que el Ejército es la institución que mejor ha observado los acuerdos de 1992. Este no solo sigue siendo una institución politizada, sino que, además, se permite amenazar.

Si bien el deslizamiento fugaz de Bukele de Nuevas Ideas a Convergencia Democrática y de este a GANA es, en sí mismo, censurable, el mismo reproche debe hacerse a la candidata de Arena a la Vicepresidencia, que pasó con igual rapidez de la academia al PCN, cuyos principios adoptó sin mayor reparo, aun cuando son contrarios a su pensamiento, expresado en numerosos escritos. Arena ha pactado con el PCN y con otros partidos pequeños de derecha, porque sabe bien que en solitario no gana la elección presidencial. El PCN, consciente de su renovada fuerza electoral, pidió la Vicepresidencia y Arena le proporcionó una académica, vinculada al grupo Poma, como candidata. Así se selló esta curiosa alianza. Estos movimientos evidencian que la derecha tampoco tiene consistencia ideológica y ética. La prioridad es el poder, al cual subordina las ideas y la ética.

El FMLN, por ahora, se presenta a las elecciones presidenciales en solitario. Pero ya ha adelantado la posibilidad de una alianza con GANA, y con el denostado exalcalde de San Salvador, en una segunda vuelta. De esa manera, GANA se perfila como el partido ganador de este complejo juego de poder. La ambición y el oportunismo están haciendo de la próxima elección presidencial un fenómeno sociopolítico curioso.

La idolatría del poder, en cuyo altar los partidos políticos y sus líderes sacrifican sus pocas ideas y sus aún más escasos principios éticos, es inaceptable. Todos son igualmente oportunistas y ambiciosos, no solo el candidato presidencial de Nuevas Ideas. No obstante, este último, en condiciones normales, hubiera podido representar una alternativa eficaz al bipartidismo, hubiera podido obligar a los dos partidos grandes a repensar sus planteamientos, estancados en la década de 1970, y quizás hubiera podido impulsar la renovación de sus liderazgos, dando paso a una nueva generación de políticos, no vinculados a la Guerra Fría ni a la guerra civil salvadoreña. Ha sido una oportunidad perdida para consolidar la democratización del país.

* Rodolfo Cardenal, director del Centro Monseñor Romero.


  •   Compartir



© Todos los derechos reservados.


Comentarios

El ocaso de los idolos
14/08/2018 04:47:22 PM



2

3
"Después retrasaron la inscripción del partido y así impidieron la elección formal de su candidato". En este punto el señor Cardenal se equivoca. Nayib nunca se inscribió en Nuevas Ideas, porque él y sus asesores ya tenian pleno conocimiento que con NI el calendario electoral no le daba el tiempo necesario. Tampoco hay que ser ingenuos, los partidos aprovecharon esa coyuntura de tener un calendario agotado, pero el aspirante Bukele tambien lo hizo, al crear la idea que lo estaban bloqueando. Sino preguntese: ¿Por qué Bukele no se inscribió a NI? Además, una nota de El Faro destacó los acuerdos desde hace tres meses que Nayib estaba manejando con Gana. Nayib nunca representó la renovación política porque su proyecto se centra en él y en los intereses de sus padrinos (José Luís Merino, Herbert Saca). Si usted en algún momento le brindo simpatias llamando al voto nulo es otro asunto a nivel personal.



Mauricio Canales.
13/08/2018 08:32:31 PM



7

2
De hecho, Nuevas Ideas surge ante el rechazo de la población hacia los partidos tradicionales. Históricamente, las encuestas son un buen instrumento para medir las preferencias de la población en cuestiones políticas y en otras situaciones. Hemos podido ver que en todas las encuestas, así como dan como ganador al líder de la agrupación antes mencionada, rechazan en un gran porcentaje que los dos partidos tradicionales regresen a la presidencia. Relacionado con el bloqueo que ha sufrido el líder de NI, el fundador de un periódico digital de renombre apuntó: "esfuerzos por bloquear a Bukele no son solo evidentes, son ya obscenos".Dichas actitudes nos recuerdan cuando gobiernos del PCN querían impedir a toda costa la participación del PDC. Lo hacían por intermedio de de un organismo electoral corrupto. Creíamos imposible que eso volvería a existir, pero el actual tribunal, juntamente con la saliente Sala lo han repetido. El deseo de obtener poder político sería natural.




Deje su comentario

No se publicarán comentarios insultantes, que no aborden directamente el tema del texto o escritos solo en mayúsculas.


Nombre:

Comentario:

Caracteres disponibles:1000

¿Cuánto es (0 + 8) ?: